Saltar al contenido

IVERMECTINA EN PERROS Dosis, usos y precauciones

Publicado el , actualizado el

Conoce en este post para que se utiliza la ivermectina en perros, que ventajas ofrece y qué precauciones debemos observar con ella. Tal vez hayas oido hablar de los peligros que puede acarrear el uso de ivermectina, y de hecho existe cierta confusión al respecto. Entonces ¿es útil o es peligrosa? ¿debemos emplearla en nuestros perros o no?

La ivermectina tiene multitud de aplicaciones en la medicina veterinaria y ciertamente podemos beneficiarnos de ella para mejorar la salud de nuestras mascotas, pero no debe utilizarse a la ligera, ya que sí es cierto que en dósis demasiado elevadas puede provocar una intoxicación fatal.

Que es la ivermectina en perros

¿Qué es la ivermectina? La ivermectina en perros es un fármaco de la familia de las lactonas macrocíclicas que se utiliza como antiparasitario. Puede emplearse en el tratamiento y prevención de diversas enfermedades causadas por parásitos externos como la sarna o los ácaros y parásitos internos como la filariosis o gusano del corazón.

Está muy extendida debido a su eficacia y a su bajo coste. Normalmente la ivermectina se toma por vía oral en forma de comprimidos o pastillas, pero también es posible encontrarla en formato inyectable. La tercera forma de aplicación es por vía tópica, es decir a través de la piel.

En dósis demasiado elevadas resulta tóxica para los perros, por ello, es importante administrar siempre este medicamento a nuestro perro bajo supervisión veterinaria.

dosis de ivermectina en perros

¿Para que sirve la ivermectina veterinaria?

Este antiparasitario puede utilizarse de distintas maneras para combatir parásitos de tipo interno y como externo. Entre los usos de la ivermectina en perros encontramos:

  • el tratamiento de la sarna demodéctica y sarcópitica
  • prevención del gustano del corazón o filariosis
  • tratamiento de nematodos intestinales
  • parásitos externos como las pulgas
  • ácaros

La ivermectina sirve para tratar ectoparásitos o parásitos externos que viven y se alimentan de la piel del perro como la sarna. Puedes leer a continuación toda la información sobre los síntomas y tratamiento de los 2 tipos de sarna en perros. Lo más acertado en el caso de la sarna, es combinar ivermectina con otros medicamentos por vía tópica (sobre la piel) que ayuden a contrarrestar los efectos nocivos, lesiones e infecciones cutáneas que causan los ácaros de la sarna.

También se emplea para tratar endoparásitos o parásitos internos como los nematodos causantes de la filariosis, y otros nematodos que afectan al sistema digestivo, respiratorio y metabólico. Los nematodos son un tipo de gusanos llamados «redondos» cuyo cuerpo tiene forma cilíndrica y parasitan el interior del organismo del perro. Existen diversas especies especializadas en parasitar diversos órganos (corazón, pulmones, intestnos, estómago, etc).

En el caso de utilizar ivermectina para gusanos intestinales, normalmente se comienza con dósis moderadas por vía oral para ver como reacciona el perro. Si se observa que no se producen efectos secundarios adversos, el veterinario puede recetar dosis más elevadas para terminar con la infestación.

Como funciona la ivermectina

Tras administrarlo oralmente y pasadas 4 horas el fármaco es absorbido por el organismo del perro. La substancia activa se distribuye y alcanza a los parásitos y afecta a su sistema nervioso y muscular, paralizando su sistema neuronal y haciendo que el parásito quede inmóvil.

La ivermectina es posteriormente expulsada del organismo del perro a través de su aparato excretor, en las heces y la orina.

Dosis de ivermectina de uso veterinario

Las dósis de ivermectina en perros varían según la enfermedad a tratar y el peso del prro. Las dosis típicas son:

  • Sarna sarcóptica 300 microgramos (ug) de ivermectina por kilo de peso del perro 
  • Sarna demodéctica 400-600 ug por kilo
  • Prevención del gusano del corazón 6 ug por kilo

Un microgramo (ug) equivale a 0,000001 gramos. Ten en cuenta que estas dosis son generales y a título informativo. Si deseas utilizar la ivermectina, no automediques a tu perro, consulta antes con tu veterinario.

Ivermectina para perros bajo control veterinario

Este fármaco debe administrarse siempre bajo supervisión veterinaria, porque en dósis incorrectas o demasiado altas es tóxico para los perros. La diferencia entre que la ivermectina produzca la curación de un perro, o lo llegue a intoxicar o incluso matar por envenenamiento, dependerá de dos cosas: la dósis empleada, y la sensibilidad del perro a dicha substancia.

Algunos perros poseen un gen llamado MDR1 que los hace hipersensibles a la ivermectina, (este gen puede detectarse mediante una análítica específica). Se trata de una mutación genética hereditaria que hace que los perros que la poseen reaccionen adversamente incluso ante dosis relativamente pequeñas de ivermectina. Se cree también que algunas razas de perros son más sensibles a la ivermectina, por ejemplo el pastor australiano, el bobtail, husky siberiano o el pastor alemán.

Otros grupos de riesgo o perros especialmente sensibles a la ivermectina son:

  • perras gestantes (preñadas)
  • cachorros muy pequeños
  • perros ancianos
  • perros ya enfermos o con problemas inmunológicos
  • perros desnutridos

La ivermectina tiene contraindicaciones

Ocasionalmente la ivermectina puede causar algunos efectos secundarios a los perros, como:

  • vómitos, naúseas
  • falta de apetito
  • diarrea
  • estreñimiento
  • somnolencia
  • temblores
  • fiebre
  • sarpullido en la piel
  • el perro se rasca mucho

Si detectas que tu perro sufre estos síntomas tras administrarle el fármaco, debes informar a tu veterinario, especialmente si crees que la situación es grave o si el síntoma persiste.

Intoxicación por ivermectina en perros

Si una persona decide automedicar a su perro y le administra una dósis demasiado elevada de ivermectina, ésta alcanza concentraciones demasiado altas en el organismo del perro y puede llegar a intoxicar y afectar negativamente al cerebro del perro. En casos graves puede provocarse la muerte del perro.

Entre los síntomas de alarma de envenenamiento por ivermectina en los perros podemos encontrar (además de los síntomas anteriormente descritos):

  • pupilas dilatadas
  • torpeza mental
  • ceguera
  • babeo excesivo
  • ataques epilépticos
  • el perro puede llegar al coma

Si crees que tu perro pueda haber recibido una sobredosis de ivermectina, no tardes en acudir al tu veterinario. Él tratará los síntomas adecuadamente, y en caso de que el fármaco fuese administrado por vía oral hace poco tiempo, puede provocar el vómito al perro o administrarle carbón activado. Otros tratamientos de apoyo pueden incluir desde fluidoterapia, hasta protectores hepáticos, tratamiento ocular o la recomendación de una dieta especial.

La velocidad en el tratamiento es clave. Si se actúa rápido, el perro puede recuperarse bien, pero si se tarda demasiado, los daños pueden ser irreversibles, y en algunos casos los perros o cachorros afectados llegan a morir.

Ahora que conoces los beneficios de este medicamento, pero también sus riesgos, recuerda seguir siempre las indicaciones de tu veterinario a la hora de dar ivermectina a tu perro, ya que es una substancia muy útil y efectiva pero también potencialmente tóxica, que mal utilizada puede envenenar a tu perro.