Saltar al contenido

Como luchar contra las fabricas de cachorros o puppy mills, 7 medidas!

Publicado el , actualizado el
luchar contra fabricas de cachorros evitar

Puppy mills ¿has oido esta palabra? Detrás del término fabricas de cachorros o puppy mills está una triste realidad para los perros y gatos, que nos afecta a todos, ya que ocurre en muchísimos países. Queremos contarte en qué consisten las los puppy mills y sobre todo, como podemos luchar contra las fabricas de cachorros y hacer que un día por fin desaparezcan!!.

Que son las fabricas de cachorros o puppy mills:

Puppy mill es un término sajón que significa exactamente fábrica de cachorros o granja de cachorros (puppy mill quiere decir algo así como «procesadora de cachorros» y la idea que da es bastante gráfica). Los puppy mills se caracerizan por la cría de perritos o gatitos en masa, sin respetar los tiempos ni el modo de actuar de un criador responsable. Las fábricas de cachorros están más extendidas de lo que pensamos, por ejemplo sólo en Estados Unidos se estima que hay más de 10.000 fabricas de cachorros.

Puedes leer más sobre este tema y los daños que esto ocasiona a los cachorros y sus madres en nuestro post Qué son las fábricas de cachorros o puppy mills.

Como luchar contra las fabricas de cachorros o puppy mills, 7 medidas:

Para empezar difundir su existencia y concienciar a la gente de que esta lacra esta ahi. Y además otra cosa simple. Un incendio se extingue cuando no se alimenta de nada, cuando ya no queda más madera ni más oxígeno…pues esto es igual. Si no hubiese clientes, estas fábricas de cachorros no existirían. Si tú quieres tener una nueva mascota, ya sea perro o gato puedes hacer varias cosas:

1. Denuncia a las fábricas de cachorros y tiendas que los venden:

La primera y más obvia, si sospechas o te enteras de este tipo de ventas, comunícalo a las autoridades correspondientes de tu país. Por ejemplo, en España es el SEPRONA de la Guardia Civil quien normalmente interviene los cachorros «ilegales» criados en puppy mills y traidos a España desde el este de Europa

2. Adopta:

Si quieres un perro, lo más fácil para asegurarte de que no procede de una fábrica de cachorros, obviamente es no comprar. Puedes ir a un refugio o perrera de tu zona, echar un vistazo a todos los chiquitines que estén por alli y ver si te interesa adoptar un cachorro o adulto de entre todos los que tengan. La adopción es una manera clara de acabar con los puppy mills o fábricas de cachorros.

3. No compres cachorros que están en una vitrina o escaparate:

Si tienes claro que deseas una raza en particular que sabes no vas a encontrar en un refugio ni por asomo, opta por la compra responsable. Es decir, lo primero, no compres a través de una tienda con «vitrinas» llenas de cachorros. Ponte en su lugar e imagina haber pasado tu infancia en una vitrina de cristal tú solo…

Desconfía también de los «multi centros perrunos» donde lo mismo te venden un caniche, que una toruga, que 4 pitbulls, que un husky, que dos cotorras, un hurón o lo que se tercie. Pregúntate como es su «supply chain» o su cadena de suministro para ser capaces de traerte lo que quieras en tan poco espacio de tiempo.

4. Desconfía de los cachorros con «precios de saldo»

Desconfía de los perros con pedigree muy baratos, porque suele haber trampa. ¿Te fiarías de comprar un ferrari que cuesta 3.000 euros? Obviamente sabrías que es un timo. Pues esto es igual. Criar un cachorro en condiciones óptimas no es nada barato, así que alguien que te vende un cachorro con pedigree por 250 ó 300 euros, para mi es muy sospechoso.

Ten en cuenta que está a la orden del día falsificar pedigrees o mentir sobre la edad y el país de procedencia del cachorro. La gente que no tiene escrúpulos para criar cachorros en puppy mills, tampoco tiene escrúpulos para engañarte con los papeles del perro, engañarte con su edad, etc.

5. Busca un criador responsable y visita sus instalaciones antes de comprar.

Puede que te lo haya recomendado un conocido, o tal vez lo encuentres por internet, -genial, pero eso no basta. Asegúrate de llamarle, hablar con él (hazle un pequeño interrogatorio), pregúntale y visita sus instalaciones o su casa antes de adquirir al cachorro.

Así podrás conocer como ha vivido hasta ese día el cachorro y podrás ver a sus padres y comprobar que todos están sanos, felices y han sido criados en buenas condiciones. Si no te dejan ver al cachorro, a sus hermanos y a sus padres, desconfía y no compres ahi. Huyeee!! El objetivo es discernir entre un criador ético y responsable, y los sinvergüenzas que pululan por ahi y venden cachorros o gatitos…

6. Revisa bien la documentación del perro que quieras comprar (pedigree, pasaporte, tarjeta sanitaria, etc).

7. Utiliza internet para buscar información sobre el criador o centro de tu elección antes de comprar:

  • Busca opiniones de otros compradores del criador responsable de tu elección. Hay criadores serios y que aman a sus mascotas, y llevan años criando «a pequeña escala». Seguro que puedes encontrar un criador de buena reputación en tu zona, del que puedas obtener testimonios que te ayuden. Visita su facebook, su web, su twitter, etc. Hoy en día con la existencia de internet y las redes sociales hacer un seguimiento de la reputación de un criador es muchísimo más fácil que antes.
  • «Googlea»: mete el nombre del criador o tienda de tu elección en google, observa los comentarios que hay sobre él, busca y rebusca!. No digo que te creas todo lo que veas en internet, pero si 20 personas hablan mal del mismo criador o tienda de mascotas acusándoles de lo mismo, pues hombre, muy raro sería que todas se lo inventen ¿no?

La realidad de las fabricas de cachorros:

En este video queremos crear conciencia de cual es la realidad de las fábricas de cachorros:

Otras «fábricas» de animales:

Y una cosilla más para finalizar! Si los humanos no fuéramos un poco hipócritas como somos, al censurar los puppy mills o granjas de cachorros también censuraríamos los «chicken mills», los «cow mills» o los «pig mills». A lo que me refiero, es que una cosa es comer carne (yo lo hago por ejemplo) y otra tener a los animales en las granjas en sitios lúgubres, sin espacio, sin luz solar, llenar al ganado de hormonas del crecimiento y antibióticos, etc.

A lo mejor la carne debería ser un poco más cara, no lo se, pero lo que es terrible es que cualquier animal criado por el ser humano viva una vida horrible como si fuese un objeto sólo por cuestiones económicas (no importa si es un perro, un gato o un pollo). Supongo que todos deberíamos exigir que los animales de granja tengan un trato más humano por ley y además en la medida de nuestras posibilidades comprar huevos o carne de gallinas que salen al exterior y como consumidores tomar decisiones de ese tipo en favor del bienestar animal (no sólo de los perros).

Así que fuera puppy mills y fuera granjas «inhumanas» en general. Criar animales sí, pero causarles sufrimiento de por vida para ganar unos duros  más nooo!!!