Saltar al contenido

Mi gato babea mucho: esto es lo que significa

Publicado el , actualizado el
mi gato babea

¿Sabías que el babeo en gatos es un signo que puede confundirte acerca de su origen? La realidad es que los gatos pueden babear de pura felicidad, o justo al revés, cuando están enfermos y débiles, o incluso envenenados. Para que sepas distinguir cuándo esta conducta debe preocuparte y cuándo no, hoy en PetDarling queremos compartir contigo un poco de información que puede resultarte muy útil.

Por qué mi gato babea 

Cuando un gato babea mucho mientras lo acaricias, significa que siente placer y tranquilidad, lo cual es una conducta natural y positiva. Sin embargo, algunas enfermedades también pueden causar baba excesiva en tu gato, como por ejemplo una úlcera en la boca, problemas dentales, problemas de encías o una infección. Si tu gato babea mucho sin motivo aparente y actúa de forma extraña, otra causa puede ser una intoxicación o envenenamiento si por ejemplo ingerido detergente o cualquier otro producto de limpieza tóxico.

El babeo en los gatos no es equivalente al de los perros ni ocurre por las mismas razones. Por ejemplo, todos conocemos que los perros pueden babear con bastante frecuencia, incluso simplemente cuando ven comida cerca. En los gatos es diferente; ellos no babean tanto como los perros, y nunca babean a causa de la comida. A continuación veamos con un poco más de detalle en qué circunstancias podemos considerar si el babeo es algo normal o si por el contrario, deberíamos preocuparnos.

Mi gato babea cuando ronronea

Si tu gato babea cuando ronronea es una respuesta natural al estado de felicidad que siente, por tanto el babeo unido al ronroneo es un comportamiento positivo, que no debe preocuparnos. En este caso, las babas demuestran tranquilidad, relajación y placer. Normalmente cuando esto ocurre tu gato estará recibiendo caricias, sobre tus piernas o tumbado tranquilo cerca de ti. Es posible que mientras babea, a la vez veas en su cara una expresión de puro placer que te indicará

mi gato babea

Mi gato babea dormido

Algunos gatos babean cuando están dormidos, como respuesta física a una situación placentera y muy agradable. Generalmente si tu gato está sano y se comporta normalmente pero babea dormido, no hay nada de que preocuparse. Este tipo de babeo nocturno simplemente indica que tu gato se siente feliz y relajado y equivale al caso anterior.

Cuándo el babeo en gatos indica enfermedades

Si tu gato babea mucho y de forma constante, es posible que se deba a un problema de salud. Si además de la hipersalivación observas en él otros síntomas preocupantes como temblores, inquietud, vómitos, dificultad para comer o cambios en su comportamiento habitual, deberías acudir al veterinario sin tardanza para confirmar o descartar que se deba a una enfermedad o dolencia, como:

  • Cuerpo extraño: si tu gato por accidente tiene algún cuerpo extraño clavado entre los dientes, como un trozo de hueso, una astilla de madera o una simple espiga, el dolor puede provocarle hipersalivación.
  • Úlcera bucal, problemas dentales e infecciones: Enfermedades de las encías (gingivitis), un diente roto o infecciones también son conocidas causas del babeo en gatos. Si ves que de pronto babea más de lo normal, abre con cuidado la boca de tu gato y trata de encontrar encías inflamadas y enrojecidas, sangrado de encías o dientes dañados, que a continuación deberán ser diagnosticados y tratados en el veterinario.
  • Envenenamiento: un gato que babea mucho de repente puede haberse intoxicado (ya sea por ingerir veneno, detergente o cualquier producto de limpieza o tóxico en general). Este caso requiere una visita urgente al veterinario, ya que cuánto antes actúes, más posibilidades habrá de que la intoxicación pueda revertirse. Si crees que tu gato ha comido cualquier substancia tóxica, es una buena idea que mientras llegas al veterinario le administres carbón activado, un producto natural que absorberá parte de los químicos del organismo de tu gato, de forma que no lleguen a metabolizarse.
  • Nauseas: un gato que está a punto de vomitar o que lleva un tiempo vomitando, a menudo presenta un cuadro en el que también se observa mucha salivación. Si tu gato vomita o trata de vomitar a menudo, acude a tu veterinario y pídele que lo examine. Es posible que él decida realizar a tu gato algunos análisis, para descartar que tras las nauseas se encuentre una posible enfermedad como, problemas renales (de riñones), hepáticos (de hígado) o intestinales.
  • Trauma: un golpe fuerte en la mandíbula o heridas dentro de la boca pueden provocar salivación excesiva en los gatos. Si tu gato tiene acceso al exterior, una pelea con otro gato puede causarle heridas. Si observas que de pronto, sin motivo aparente tu gato babea, podría ser a causa de una herida que no has visto. En este caso, lo mejor es acudir a tu veterinario para que le haga una revisión.

Como ves, la causa más común por la que los gatos babean es de felicidad y tranquilidad. Sin embargo, si descartas este motivo en tu gato, acude a tu veterinario cuanto antes para que le realice un chequeo general, ya que la salivación excesiva puede ser también síntoma de distintos problemas de salud, como hemos visto.