Saltar al contenido

¿ Los perros huelen el miedo ?

Publicado el , actualizado el
los perros huelen el miedo

 

Seguro que alguna vez habeis oido esta frase » los perros huelen el miedo». A mi algunas veces me pasaba de pequeña, que antes de acercarme a un perro alguien me decía «no tengas miedo, los perros lo huelen y te atacarán». Y entonces que se supone que debías hacer… ¿suprimir el miedo? ¿como? No! Ibas con más miedo aún porque pensabas que ese bicho tenía un súper escaner nasal y te iba a atacar por cobardica…  😉 Esto de advertir a los niños en esos términos es una actitud un poco dramas, típica de algunos adultos, pero puede que sí haya algo de cierto en esa frase de que los perros huelen el miedo

Aunque una vez más, me temo que nos movemos en terrenos resvaladizos. En este campo como en muchos otros, aún faltan estudios y nuevo conocimiento que vendrá en el futuro…

A día de hoy, que sepamos, no existe un estudio que afirme rotundamente que los perros huelan el miedo. Eso ya os lo podemos decir, así que queda tirar de sentido común y de evidencias que sí existan.

No obstante, si te interesa el tema, lo que sí existen son multitud de estudios ya bien comprobados que afirman que los perros huelen el cáncer.

En este post puedes ver un resumen de 5 estudios sobre los perros que detectan cáncer con su olfato.

Dicen que los perros huelen el miedo pero ¿cómo se va a oler el miedo?

¿Como va a ser capaz alguien, aunque sea un perro, de oler el miedo? El miedo es una emoción y vive dentro, ¿no? El miedo es intangible, nadie lo ha visto, nadie lo ha tocado, cómo va  a oler a algo. A veces a los autores del conocimiento y las frases populares se les va la cabeza, pero esta vez no se les ha ido tanto… 😉

los perros huelen el miedo

¿Por que se dice que los perros huelen el miedo? Pues porque nosotros, al margen de seres con espíritu, también somos maquinitas físicas y químicas.  Si os suena la frase «como es arriba es abajo», así actua el miedo. Comienza en lo abstracto como una emoción, y se acaba materializando en algunos cambios físicos en nuestro organismo. Son estos cambios los que los perros detectan.

Cuando tenemos miedo se producen cambios físicos en el cuerpo, tanto porque se segregan algunas substancias como porque cambiamos nuestras posturas y comportamiento (y aqui puede estar la clave).

¿Cuando tenemos miedo cambia algún olor en nuestro cuerpo?

Pues la verdad es que sí pueden cambiar algunas cosas.

1. El sudor:

Ya sólo por el hecho de tener miedo muchas veces el propio cuerpo pone en marcha mecanismos de respuesta automáticos y comenzamos a sudar sin a penas darnos cuenta -la famosa expresión de «un sudor frío recorrió mi cuerpo». Esto podemos aceptarlo, el sudor humano es un olor potente y un olor a sudor repentino sí que sería fácilmente detectado por un perro mediante el olfato.

2. La adrenalina:

Otra teoría que existe es que los perros no huelen el miedo en sí, sino que huelen la adrenalina que segregamos en los momentos de estrés extremo y miedo. La adrenalina es una hormona y un neurotransmisor que está involucrada en los momentos de miedo ya que de alguna manera participa en la decisión que tomamos de «lucha» o «huida».  La palabra ad-renalina viene del latín y significa «al lado del riñón», justamente porque esta hormona se produce en las gándulas suprarenales (al lado de los riñones). A partir de ahi se distribuye a otras zonas del cuerpo y va provocando distintos efectos, por ejemplo, aumentar el ritmo cardiaco del corazón.

Ok, todo esto está muy bien, pero ¿es cierto que los perros puedan oler la adrenalina? Pues la verdad, es una bonita teoría y nada descabellada por cierto, pero a día de hoy no hay estudios que lo corroboren. Así que no puede afirmarse esto de la adrenalina de momento, quizás algún día.

Los perros son maestros en observarnos y comprendernos:

Es gracioso que los humanos tengamos que leer artículos sobre perros, ver programas de César Millan o contratar etólogos para que nos cuenten qué está mal con nuestras mascotas. Los perros no hacen nada de esto. Los perros nos observan en silencio todo el tiempo, con amor y con ganas de entendernos, que es la mejor manera de aprender sobre alguien.

Nuestras mascotas nos estudian como nadie y siempre tratar de comprender nuestro lenguaje corporal, gestual y dar sentido al tono de voz que empleamos. Aunque tu no lo creas, tu perro tiene un master en Humanos, que no te ha costado nada porque encima es autodidacta (estamos en crisis …good boy!) 😉

¿Qué cambios provoca el miedo en nuestro cuerpo que puedan ser percibidos por los perros sin llegar a la ciencia ficción?

  • el corazón acelera su pulso,
  • las pupilas se dilatan,
  • la respiración se acelera,
  • y sudamos
  • además en el futuro seguro que habrá estudios que corroboren que los perros pueden detectar cosas como la adrenalina mediante su olfato.

los perros huelen el miedo

Es cierto que todo esto podría ser detectable por un perro en un momento dado. Pero además hay otra cosa. Una de las claves es que además una persona asustada puede cambiar su comportamiento y actuar de modo inseguro y nervioso. La frase que nos decían «un perro te atacará si huele tu miedo« no es verdad. En todo caso, la frase debería ser que un  perro te podría llegar a atacar si a causa de tu miedo te pones nervioso y actuas de modo extraño o lo increpas y él te toma como una amenaza. Tu le tienes miedo, él te tiene miedo, os poneis nerviosos los dos y al final podría darse una respuesta agresiva… El miedo no trae nada bueno.

En conclusión, no conocemos en profundidad el mecanismo por el que los perros huelen  el miedo, pero seguramente ni siquiera necesiten olerlo. Si un perro está muy cerca de una persona podría llegar a oler casi todo sobre esa persona. Pero sí están a media distancia o más lejos, los perros te observan, analizan tu lenguaje corporal y gestual y antes de juzgarte se toman siempre la molestia de saber qué sientes y ver que haces, aunque ni siquiera te conozcan.

La próxima vez, en vez de acercarte a un perro con miedo, simplemente piensa que es alguien curiosos que va a poner todos sus sentidos a funcionar para saber de verdad en que estado estás por dentro -que no es poco! 😉