Saltar al contenido

Los Agapornis Hablan, así debes enseñarles

Publicado el , actualizado el
los agapornis hablan

Cuando convivimos en casa con perros o gatos, ni siquiera llegamos a plantearnos en enseñarles palabras porque pensamos que no lograran pronunciarlas, aunque siempre hay excepciones, y algunos perros sí que «saben hablar». Pero con los pequeños loritos es diferente. Todos sabemos que muchas aves son capaces de repetir palabras, y algunos llegan a imitarnos con maestría. Así que la duda es razonable ¿los agapornis hablan? ¿puedo enseñar a mi agapornis algunas palabras? Veamos…

¿Los agapornis hablan?

Los agapornis pueden hablar de un modo rudimentario, ya que son capaces de imitar palabras y frases cortas, pero debido a la morfología de su órganos vocales, no logran pronunciar con la nitidez y precisión que alcanzan otras aves como los loros o los cuervos. Es decir, que los agapornis sí hablan, pero no pronuncian bien.

No obstante los agapornis llegan a aprender e imitar varias palabras a su manera, sonidos de otros animales y también pueden imitar la risa humana, de una forma reconocible y muy cómica.

los agapornis hablan

A todo dueño de un inseparable le encantaría que su pequeño dijese algunas palabras, aunque lamentablemente no todos lo logran. En primer lugar, hay agapornis que parecen no tener ningún tipo de interés en hablar. Esto es más frecuente en pájaros que viven en pareja, o pájaros que no han desarrollado con su humano una relación muy cercana. Los más fáciles de entrenar son agapornis papilleros que hayamos criado nosotros y vivan solos en casa. Pero en otras ocasiones, aunque el pájaro sí que tiene interés, o sí podría aprender a hablar, su dueño simplemente no sabe como enseñarle.

Este es un tema sencillo, pero hay que saber algunos trucos para que lleguen a reconocer y decir las palabras y los sonidos. Por eso, si quieres que tu pajarito aprenda algunas palabras y las repita con esa vocecilla adorable, pon en práctica estos 5 pasos para enseñar a hablar a un inseparable o agapornis. ¡Tendrás éxito asegurado!

Videos de agapornis hablando

A continuación puedes ver dos agapornis que hablan. Este sabe decir palabras y frases cortas como: «no se pica», «pollito», «oye», bicho» y «kuki»… ¡precioso!

En este video puedes ver a «Peaches», un agapornis roseicollis que imita las palabras de su dueña (en inglés) y también imita su risa. La dueña se queja de que Peaches imita las palabras a su forma y no pronuncia muy bien.

Si eres un fan de los agapornis puedes aprender toda la información sobre ellos (cómo debes cuidarlos, qué comen, cuántas variedades existen y mucho más), haciendo clic en nuestra ficha sobre los pájaros inseparables.

Por qué los agapornis hablan peor que los loros; sus órganos vocales

Los pájaros no poseen cuerdas vocales, sino que emiten sonidos gracias a un órgano vocal denominado «siringe» situado por debajo de la tráquea. El aire proveniente de los pulmones, antes de salir al exterior pasa por la siringe y hace vibrar sus paredes, permitiendo a las aves emitir sonidos y cantos, y en este caso, también palabras.

los agapornis pueden hablar

En los loros y guacamayos de gran tamaño, la siringe es mayor, pero esta no es la única diferencia con los agapornis. Para modular los sonidos de imitación al humano, las aves emplean el pico y la lengua, que deben mover y doblar para articular las palabras, más o menos como nosotros hacemos con los labios y la lengua.

Los agapornis hablan peor que los loros y no logran pronunciar tan bien, debido a que su pico y su lengua son mucho más pequeños y menos móviles, por lo que no logran articularlos con tanta exactitud.

Los grandes loros tienen picos de gran tamaño, y lenguas largas muy móviles, capaces de adoptar diferentes posiciones y así logran repetir nuestras palabras humanas con gran precisión y exactitud. En cambio, los pequeños agapornis intentan hablar con un pico y una lengua diminutos, que no tiene tanta movilidad ni facilidad para doblarse y articularse como la de los loros. Por eso, sus palabras son menos precisas… aunque mucho más adorables, sin duda. 🙂