Saltar al contenido

Gata en Celo ¿cuánto dura? ¿cuándo es el primero? ¿cómo calmarla?

Publicado el , actualizado el
gata en celo

Si tu tienes en casa una gata en celo o una gatita de pocos meses, hay unas cuantas cosas que debes saber. Cuándo alcanzará su madurez reproductiva, cuánto tiempo le durará el celo y qué puedes hacer tú para cuidarla en esos momentos. Hoy en PetDarling vamos a resolver todas tus dudas sobre este tema tan importante.

Todo lo que debes saber sobre tu gata en celo

Estas son las preguntas más frecuentes sobre el celo en los gatos.

Qué es el celo de las gatas

El celo es parte del ciclo reproductivo de los gatos, durante el cual las gatas se muestran sexualmente receptivas a los machos y se produce la ovulación en la hembra. Ocurren también cambios de comportamiento muy evidentes, como los fuertes maullidos que emiten las hembras para atraer a los machos. Las gatas son poliéstricas, es decir, tienen varios celos al año.

Seguro que has oído a alguna gata maullando desesperadamente mientras se retorcía y daba vueltas en el suelo sobre su espalda. Las gatas se comportan de forma diferente cuando están en celo, porque su objetivo es atraer a los machos que haya alrededor hacia ellas. Los gatos y gatas en celo buscan reproducirse, y para ello antes deben encontrarse, por eso se dan los fuertes maullidos, como llamada de atención que puede escucharse a cientos de metros alrededor.

Éstos al escuchar las señales tratarán llegar hasta la gata a toda costa, se escaparán de casa si es necesario, y se meterán en peleas si otro macho se interpone en su camino hacia el amor. 😉

Por suerte, si no te dedicas a la  cría de gatos, la esterilización puede evitarte todo esto, no solo las «molestias» del celo, sino sobre todo evitar las camadas de gatos no planificadas.

Cuánto dura el celo de una gata

El celo de una gata completo es un ciclo compuesto por cuatro fases, y el comportamiento evidente que todos reconocemos como «celo» se produce en la fase de «estro». El celo o estro dura normalmente de 5 a 7 días. En casos menos frecuentes puede durar 3 días, y ocasionalmente puede durar hasta 10 ó 12 días. 

Cuántos celos tiene una gata

Las gatas no esterilizadas entran en celo con mucha frecuencia, especialmente en los meses de más luz, desde primavera hasta el otoño. En esta temporada tienen uno o dos celos al mes, y en conjunto una gata puede tener entre 8 y 12 celos al año si no queda embarazada. 

El embarazo normalmente hace que desaparezca el celo, hasta después del parto.

gata en celo

Al contrario de los perros que tienen tan solo uno o dos celos por año, las gatas son poliéstricas. Esto significa que tienen numerosos celos, de forma que una gata irá entrando en celo una vez tras otra, con pequeños intervalos de descanso durante los meses de más luz solar.

Fases del celo en los gatos y su duración

El celo en las gatas es un ciclo, compuesto de varias fases:

  1. Proestro: inicio del ciclo de ovulación, la gata busca los mimos pero aún no se muestra receptiva. Dura 1 ó 2 días.
  2. Estro: se da el comportamiento típico del celo, la hembra está receptiva sexualmente. Dura entre 3 y 14 días, pero de media una semana. La gata en la mayoría de los casos es de ovulación inducida, es decir ovula en el momento del coito.
  3. Interestro: si no ocurre la ovulación, se produce un espacio entre dos celos que dura entre 3 días y dos semanas. Es por eso que los celos son tan molestos, ya que hay gatas que prácticamente entran en celo ininterrumpidamente durante todo el año.
  4. Diestro: Si ocurre la ovulación pero la gata no resulta preñada se entra en diestro, y el útero se prepara para una posible gestación. Dura aproximadamente un mes y se llama también «falsa preñez». Después, la gata podría volver a entrar en proestro, dependiendo de la época del año y las horas de luz solar.
  5. Anestro: o época de reposo sexual que duraría entre 45 y 90 días, que generalmente coinciden entre octubre y diciembre.

El primer celo en gatas

El primer celo en las gatas ocurre entre los 6 y los 9 meses de edad. Pero esto es variable, y algunas gatas más precoces pueden tener su primer celo con tan solo 4 ó 5 meses. Desde este momento la gata ya es fértil y puede quedar preñada si se aparea con un macho fértil.

celo en gatas

Existen distintos factores que pueden adelantar la aparición del primer celo, por ejemplo:

  • La gata debe tener un peso mínimo para entrar en celo, si está extremadamente delgada probablemente no entre en celo.
  • La presencia de un macho en su entorno puede favorecer la entrada en celo más temprana.
  • Los días largos de más luz favorecen el celo.
  • Finalmente la raza también influye, ya que en general los gatos de pelo corto entran en celo antes que las razas de pelo largo.

Síntomas de una gata en celo

Los síntomas más comunes del celo en las gatas son:

  • Maullidos muy fuertes, en un tono claramente elevado y audible, con el objetivo de avisar a los machos de su receptividad.
  • Se vuelven muy mimosas y cariñosas. Buscan caricias constantemente y frotan su cabeza y sus mejillas contra nosotros.
  • Adoptan la posición de monta. Al acariciarlas las gatas en celo pueden adoptar una posición específica llamada «lordosis», con el cuerpo agachado, la espalda arqueada, la zona lumbar elevada y la cola ladeada, dejando a la vista su zona genital.
  • Suelen tumbarse panza arriba y revolcarse sobre su espalda, girando en el suelo o la alfombra.
  • La gata lame sus genitales con frecuencia, ya que sus órganos sexuales están más inflamados de lo normal.
  • Pueden marcan la casa con su orina, que huele más fuerte, al estar llena de feromonas sexuales para atraer a los gatos machos. Puede leer más sobre qué son y que significan las feromonas de gatos.
  • Otros síntomas pueden incluir la pérdida de apetito.

Con todos estos signos, como puedes imaginar, vivir en casa con una gata en celo no es cómodo, es más, puede ser un poco agobiante. De hecho, es frecuente que los maullidos desesperados que emiten sean más sonoros al atardecer e incluso durante la noche, justo cuando nosotros intentamos dormir…

gata en celo

El gato macho en celo

Los gatos macho alcanzan la madurez sexual entre los 6 y 10 meses, pudiendo existir ejemplares muy precoces que sean fértiles con 5 meses. El gato macho no tiene el celo propiamente dicho, pero desde que alcance la madurez sexual reacciona al celo de las hembras. Esto significa que cuando escuche las llamadas de una gata, acudirá a su encuentro para tratar de aparearse con ella, marcará con su orina la zona en la que se encuentra la gata y si es necesario se peleará con otros gatos macho que intenten competir con él.

Los gatos macho que escuchan los maullidos de las gatas en celo se ponen muy nerviosos, y se obsesionan con acudir a su encuentro. Entre las conductas que exhiben están:

  • Marcar la casa con orina en «spray», rociando paredes y muebles para anunciar su presencia
  • Tratará de escaparse de casa a toda costa
  • Si tiene acceso a la calle, se mostrará violento con otros machos y no dudará en entrar en peleas para lograr aparearse con una gata.

Es en este momento de reunión de gatos y refriegas callejeras cuando son más vulnerables a contagiarse de una enfermedad mortal bastante extendida, llamada leucemia felina, que se pueden contagiar mediante mordiscos.

Celo en gatos

Cómo calmar a una gata en celo

Para calmar a una gata en celo, coloca una botella de agua caliente o una pequeña manta eléctrica térmica sobre la que ella pueda sentarse. Algunas personas han comprobado que estas fuentes de calor, atraen y tranquilizan a su gata.

Si tu gata no está esterilizada y entra en celo, debes mantenerla alejada de cualquier macho para evitar un embarazo no deseado. Para ello, no la dejes salir a la calle, porque en el exterior ella atraerá a machos, que se desplazarán a su encuentro tras oír sus fuertes maullidos, en cuestión de minutos.

Maullidos de gatos en celo

Este es el sonido de una gata en celo:

Las gatas en celo sangran

Las gatas en celo no sangran, por tanto no busques ese signo como indicativo para saber si tu gata está en la fase de estro. A diferencia de las perras que están en celo, quienes sí pueden expulsar unas gotas de sangre de color rosado por su vulva.

Cuál es la época de celo de las gatas

El celo de los gatos está relacionado con la estación del año.

1: Celo en gatas callejeras: Las gatas que viven en la calle suelen empezar su celo en primavera, a partir del mes de febrero, cuando los días son más largos y hay más luz. En la época que va de primavera hasta octubre tendrán varios celos, uno tras otro, hasta que quedan preñadas.

2. Celo en gatas que viven en casa: Las gatas que viven dentro casa están mejor alimentadas que las callejeras y tienen más comodidades, como calefacción y atención veterinaria. Estas gatas tienen celos menos marcados estacionalmente, pudiendo entrar en celo en cualquier época del año, incluyendo el invierno también.

La importancia de la luz solar en el celo de las gatas

La luz solar influye en el celo de las gatas en gran manera. Una gata que recibe más luz del sol, o que recibe «baños de sol» en la ventana diariamente entrará en celo antes que otra gata que no toma el sol o no tiene mucha luz natural en el apartamento donde vive.

Este es un «mecanismo» automático que llevan incorporado los gatos, y tiene mucho sentido para su supervivencia, sobre todo cuando eran animales salvajes. Cuando hay más luz solar en el ambiente significa que es primavera o verano, y en esas estaciones hay más comida disponible para los gatos, ¿por qué?

Porque en primaver y verano hay más hierba, brotes y  frutos, de los cuales se alimentan pajaritos, insectos y roedores, que a su vez son el alimento natural de los gatos. Además en primavera y verano también crían los pájaros y los ratones, aumentando las posibilidades de caza de los gatos. Como la naturaleza sabe que cuando hay más luz solar, hay más alimento disponible para los gatos (es decir, alimento suficiente para una mamá gestante y para los bebés gatitos), se coordinan los ciclos. Así se ve que en la naturaleza todo está relacionado.

En primavera, cuando la tierra entera despierta y se vuelve más fértil, los gatos aprovechan para traer al mundo sus bebés mientras se puede disfrutar de la mayor abundancia de comida.

¿A partir de cuándo pueden tener bebés las gatas?

Gata con bebéLas gatas pueden quedarse preñadas desde el primer celo. Por muy jovencitas que sean las gatas en su primer celo (podrían tenerlo con tan solo 5 meses de edad), una gata ya es capaz de tener bebes gatitos.

1. Si no quieres criar: te aconsejamos que esterilices a tu gata cuanto antes. A partir de los 5 meses ya es posible esterilizar a tu gato y olvidarte de todos los problemas del celo, y de bebés indeseados.

Por ejemplo la gata de la imagen izquierda, fue abandonada y recogida de la calle con un año y ya tenía una camada de 6 gatitos. Ahora está esterilizada, y ya no seguirá teniendo hijitos callejeros. (Sus crías también se esterilizaron con 6 meses).

2 Si quieres criar: si por el contrario quieres que tu gata tenga gatitos, no es bueno criar en su primer celo, porque aunque sea fértil aún no está físicamente desarrollada del todo.

Debes esperar a que la gata se adulta y tenga al menos un año y medio para cruzarla. Si te piensas dedicar a la cría profesional, existen instrumentos precisos para determinar cual es el momento de ovulación exacto en la gata, tales como un test de  progesterona (hormona que aumenta sus niveles en la ovulación) o una citología.

Tras el parto de los gatitos, cuánto tarda una gata en ponerse en celo

Muy poco tiempo después de dar a luz, las gatas están listas de nuevo para entrar en celo. Por ello, no debes descuidarte, ya que una gata que amamanta a sus crías puede quedar preñada de nuevo. Consulta aquí todos los detalles sobre cuanto tarda una gata en entrar en celo después de parir.

La esterilización del gato

Como hemos comentado, la gata puede entrar en celo cada dos o tres semanas de modo casi ininterrumpido. Dado lo molesto de los síntomas del celo, y el peligro que supone para los gatos escaparse de casa, volver preñadas ellas y entrar en peleas o ser atropellados ellos, la mejor opción es esterilizar a tu gato.

La única manera de acabar de forma definitiva con el celo de los gatos y todos sus síntomas, es la esterilización. Esta es la única solución a largo plazo. Puedes leer más sobre esterilización en gatos aquí; qué es, edad ideal, precio, cuidados, etc.

Pero la razón más importante, es que si no esterilizas a tu gata y tiene acceso a la calle, cada año tendrá dos camadas de gatitos, que a su vez tendrán nuevas camadas en cuanto cumplan los 6 ó 7 meses. Esto suele acabar en abandono, y solo aumenta el problema que ya existe de la superpoblación felina. Gatos que viven en la calle, sin una familia que los cuide, y que sufren las inclemencias del tiempo, enfermedades, parásitos y falta de alimento. A menudo, es una vida muy dura la que les espera.

Debes saber que si la gata está en celo, es posible que tu veterinario prefiera esperar unos días para operarla, ya que los vasos sanguíneos de los órganos reproductivos están más dilatados de lo normal durante estos días,  aumentando la posibilidad de que haya un mayor sangrado durante la intervención.

¿Las gatas deben criar una vez en la vida por lo menos?

Esta es una falsa creencia que está bastante extendida, por no decir directamente que es una tontería. Las gatas no  necesitan criar para tener mejor salud, ni se van a desarrollar mejor físicamente, ni van a vivir más tiempo ni van a estar más sanas, ni se les va a templar el carácter por ello.

No es necesario que ninguna gata (ni perra) tenga hijos. De hecho la esterilización de gatas a una edad joven, disminuye el riesgo de que la gata padezca tumores mamarios en el futuro, así como enfermedades en el útero como tumores o piometra, una infección severa que sin tratamiento puede acabar con su vida.

Así que si no te dedicas a la cría profesional y responsable de gatos, la opción más recomendable es la esterilización. De este modo tu gata no tendrá síntomas de celo, no tendrá camadas indeseadas, ni padecerá un tumor de mama o de útero en el futuro.