Saltar al contenido

Como enseñar a tu gato a quedarse solo en casa

Publicado el , actualizado el
como enseñar a tu gato a quedarse solo en casa

¿Qué hago si mi gatito llora y maulla mucho cuando me voy de casa y lo dejo solo? Hay gatitos que en cuanto se dan cuenta de que te vas de casa, empiezan a llorar y maullar con desesperación, porque lo último que quieren es que los dejes solitos!. Para darte algunas ideas que te sean útiles con esto, hemos preparado este post. Como enseñar a tu gato a quedarse solo en casa.

¿Por qué algunos gatitos no quieren quedarse solos ni un minuto?

Pues habrá miles de historias y casos, pero dos backgrounds que son el caldo de cultivo perfecto para este problema de conducta en los gatitos son estos:

1. Orígenes problemáticos: abandonos y puppy mills

A veces cachorros criados en sitios que no deberían existir, (como los puppy mills por ejemplo) son hijos de madres estresadas, neuróticas, inseguras e infelices, que a su vez son incapaces de enseñar a sus hijos como ser un animal equilibrado. Si una gata vive y ha parido dentro de una jaula, en pésimas condiciones, mal tratada, sin cariño, sin hacer ejercicio y sin hacer todo lo que un gato debería hacer, no tendrá un carácter tranquilo y seguro, eso está claro. Ella misma será nerviosa, miedosa y es lo que transmitirá a sus hijos, que a menudo tendrán problemas de comportamiento cuando lleguen a su nuevo hogar, que deberán ser tratados después.

Lo mismo puede pasar en el caso de un gatito que sea abandonado y lo haya pasado muy mal. Puede que por sus traumas de antes sea un poco esquivo, agresivo o simplemente estresado, miedoso e inseguro. Estos casos requieren mucha paciencia y cariño por parte de los humanos que han adoptado o están «rehabilitando» a estas mascotas, pero con el tiempo también se pueden calmar e ir ganando confianza y relax y volverse los animales normales que en realidad son.

2. Malos hábitos de las personas

Otras veces no es que el gatito traiga «de serie» estos problemas, sino que nosotros con nuestro comportamiento vamos generando malos hábitos en nuestra mascota. Normalmente lo hacemos sin darnos cuenta, pero algunas acciones que nosotros llevamos a cabo influyen negativamente en la conducta y hasta en la autoestima de nuestras mascotas. A los gatos hay que hacerles caso, jugar con ellos, y hablarles. Pero tambien hay que sentarse a su lado en silencio, y otras veces respetar que quieran estar solos.

Cómo enseñar a tu gato a quedarse solo en casa

En efecto, estas son algunas PAUTAS de comportamiento ÚTILES que te ayudarán a no «malcriar» a tu gatito y a que crezca equilibrado e independiente. Como enseñar a tu gato a quedarse solo en casa:

1. No lo vuelvas excesivamente dependiente de ti

Aunque la verdadera meta sería, simplemente no lo vuelvas un gatito dependiente. Si te echa tanto de menos cuando te vas, es porque no sabe estar solo. Y si alguien no sabe estar solo, sea gato, perro o persona, suele ser porque tiene estrés/ansiedad y le falta confianza y seguridad en sí mismo.

Ayudar a que un ser que convive en nuestra casa crezca del mejor modo posible y sea feliz es nuestro gran reto como responsables de una mascota, es decir, un amigo de otra especie. Cuando esteis juntos en casa, tiene que haber:

  • tiempos para jugar juntos,
  • tiempos para hacerse mimos,
  • y otros tiempos para estar solo.

Yo a veces estoy al ordenador, y los gatos quieren atención y se ponen pesados. Si yo creo que ya les he dedicado suficiente tiempo antes,  los ignoro, porque por un lado yo tengo derecho a estar sola a ratos, y que por otro lado ellos también tienen que aprender a estar solos o jugar entre ellos, aunque me vean cerca. Insisten un par de veces, y luego simplemente se van y se dedican a otra cosa (así les obligas a buscarse la vida e inventar maneras de entretenerse).

Esto de ignorarles se podría entender por algunas personas como un «desprecio» al gato, pero no lo es. En realidad es educarle a ser un gato normal. Las gatas, también actuan así con sus gatitos. Las gatas no son ultra cariñosas 24 horas al día con un gatito de 3 meses, ni tienen a sus hijos encima todo el tiempo.

Cuando estos van creciendo y llega la  etapa del destete, las gatas a menudo «ignoran» a sus hijos y no les hacen caso ni les prestan atención cuando estos se ponen pesados.

Esta forma de actuar de las gatas, poniendo límites, poco a poco va fomentando que los gatitos se vuelvan cada vez más independientes y se vayan entreteniendo y socializando entre ellos. Así van ganando en independencia y seguridad.

No hace falta estar todo el día tocando al gatito, teniéndolo en brazos, ni tampoco hay que darle atención siempre, todas las veces que él la pida y a cada minuto. Que estemos cerca no significa que tengamos que estar juntos cada segundo del día. Es decir, si ya cuando estamos en casa, le acostumbramos a estar solo a ratos, es más fácil que cuando nos marchemos se quede más tranquilo porque ya ha «practicado» estar solo en nuestra presencia y sabe entretenerse solo.

2. No reñirles por cada cosa que hagan (y menos aún pegarles)

Pegar o asustar a un gato es una mala idea. Los gatos no son sumisos como los perros, si aguien trata mal a su gato, este irá creando cada vez más desconfianza hacia su dueño y su carácter se irá volviendo más agrio, defensivo y arisco (con razón!). Pero aunque no se llegue a las manos, también prohibirle miles de cosas o reñirle por todo, tampoco es bueno.

Un ser, que a cada paso que da, escucha una palabra, un grito, una palmada, o lo que sea, se acostumbra a vivir así. Eso por un lado le creará estrés crónico, porque no se le deja ser un gato normal y seguir su naturaleza, pero por otro lado lo vuelve dependiente de tener tu atención a cada segundo.

Lo creas o no, reñirle por todo es tambien una forma de crearle dependencia hacia ti. Aunque sea para mal, pero al fin y al cabo es atención. Está claro que hay que tener normas en casa, pero también deja un poco de espacio a tu gato. Déjale ser un gato, trastear por la casa, trepar a sitios raros y estar por ahi a su aire sin molestarlo. Hay que respetar un poco de privacidad y autonomía en todos los habitantes de la casa, incluidos los de 4 patas..

3. Proyecta tranquilidad

Esto que puede sonar raro, es casi la más necesaria de todas las medidas. ¿Como crees que una madre gata enseña a sus hijos a ser «gente de bien»? 😉 No les compra un libro, no les  paga un master vacío, y no les da charlas. Simplemente es ejemplo. Si quieres seguridad y tranquilidad entre los habitantes de tu casa, tu tienes que ser seguridad y tranquilidad primero.

como enseñar a tu gato a quedarse solo en casa

Tendras que encontrar el modo, la actividad o la técnica que te ayude a estar bien, para poder «emitir» o proyectar esa forma de ser entre los animales de tu casa. Igual te va bien estar tirado un rato cada día para relajarte, o te ayuda hacer deporte, hacer yoga, …lo que sea. Encuentra tu punto, y trata de estar calmado y en paz tu mismo.

Cuando tu emites cierta emoción o forma de estar, las mascotas que son como esponjas emocionales y energéticas, se van transformando y «sintonizando» en ese modo de estar. Por eso es muy difícil que una persona extremadamente miedosa, nerviosa e insegura de pronto tenga una mascota super equilibrada… ¿se entiende? Es lo mismo con los niños, si tu estás como una maraca,  pues a tu hijo le va  a influir -Aunque pensándolo bien, todos estamos un poco como una maraca… 😉

Además de las pautas anteriores, te vamos a dar algunas ideas o pequeños trucos adicionales sobre como enseñar a tu gato a quedarse solo en casa,  haciendo que tu gatito sufra menos cuando te vayas y lo dejes solo:

como enseñar a tu gato a quedarse solo en casa

4. Deja que tu gato tenga su «guarida»

Es decir, que tenga un sitio especial donde poder acurrucarse y sentirse seguro cuando tu te vas. Una camita mullida que le guste, o una de esas cerradas tipo «madriguera» para que pueda meterse dentro y dormirse tranquilo y relajado en su escondrijo cuando esté solo. Si el gatito aún es pequeño, puedes colocar dentro de su casita una bolsa de las que se rellenan con agua caliente cuando te marches, para que aumente su sensación de calidez  y comfort aunque esté solo.

5. Dejale algún juguete para que se entretenga

Cualquier cosa le va bien a un gato para jugar, puedes comprarle pelotas pequeñas, ratones de trapo, o un sinfín de juguetes que existen en el mercado, o al menos dejarle cosas hechas en casa como una bola de papel de plata, una pinza de tender la ropa, una chapa, o hasta un macarrón para jugar. Cosas para que ellos den zarpazos y se entretengan «cazando» a su presa. Otra gran idea es dejarle una caja de cartón, a la que hagas algún agujero de más para que juegue a esconderse dentro y a mordisquearla e invente sus locuras gatunas por ahi. Ningún gato se resiste a las cajas de cartón…

6. Abandona la casa por periodos de tiempo cada vez más largos

Puedes probar a irte de casa al principio solo unos segundos o un par de minutos. Luego aumentar a 5 minutos, volver a entrar, salir otros 5 minutos, y al día siguiente salir cada 1o minutos y volver, luego cada 15 minutos, 3o, luego una hora, y así ir incrementando sucesivamente el tiempo que lo dejas solo para que poco a poco se acostrumbre a tu ausencia y vea que no le pasa nada malo.

7. No hagas dramas cuando te despidas

de él ni cuando vuelvas: o mejor aún. Ni siguiera te despidas de él. Actúa con normalidad, vete y listo. Así no se pondrá en «alerta» cuando llegue la hora de la despedida.

8. Dale de comer justo antes de irte

Porque normalmente a los gatitos después de comer les da sueño, así que es más probable que se eche una siesta en tu ausencia si tiene el estómago lleno que si tiene hambre.

También puede interesarte:

9. Adopta un segundo gato

esto no es que sea un truco, es un hecho. Los gatos que viven solos, normalmente se aburren un poco cuando nos vamos de casa (se quedan por ahi tirados, durmiendo, o pasando el rato como se les ocurra, dependiendo del gato).

Así que si te lo puedes permitir  en términos de tiempo, dinero, cuidados, etc. (cada uno conoce su vida y sus circunstancias), adoptar un segundo gato es una idea genial para que tu minino esté más entretenido y acompañado en tu ausencia, y además lo vuelve menos dependiente de tí, porque ya tiene otro compañero de fechorías gatunas en la casa. Puedes leer nuestro post ventajas de tener dos gatos.

En resumen, primero tenemos que estar bien nosotros, y luego hay que ser equilibrado en la atención y el cariño con nuestro gatito. Hay que jugar con él y darle mucho cariño, pero tampoco estar todo el día encima suyo en plan «excesivo» o «madre pesada», para ayudarle a fomentar su independencia.

No obstante, además de todo lo que hemos dicho, el factor tiempo es necesario. Si tu gatito es muy miedoso e inseguro, harán falta tiempo, cariño y paciencia para que vuelva a ganar su autoestima, sobre todo si tu gatito tiene arrastra problemas de antes de llegar a tu casa, (lo que comentábamos antes, de gatitos nacidos en un sitio inadecuado, o haber sido abandonados, etc). Los cambios van poco a poco, y nada se soluciona de repende de un día para otro, pero con la actitud adecuada todo es posible!.

Esperamos que las ideas y puntos de vista que te hemos dado te sean útiles para guiarte en tu relación con tu gatito, pero cada caso es un mundo  y si crees que tu minino lo necesita, siempre podrás pedir la ayuda de un especialista en conducta animal que te asesore en tu caso concreto.