Saltar al contenido

Cómo Enseñar a Hablar a un Agapornis (en 5 pasos fáciles)

Publicado el , actualizado el
cómo enseñar a hablar a un agapornis

Son coloridos, curiosos, divertidos y muy payasetes. Compartir tu vida con un inseparables es algo especial, que te llenará de buenos momentos. Pero, una de las cosas que más ilusión nos puede hacer a los dueños de pequeños loros, es que aprendan a decir palabras. Pues bien, conseguirlo no es difícil, pero sí debes seguir algunos pasos. Hoy en PetDarling queremos contarte cómo enseñar a hablar a un agapornis, con 5 sencillos consejos.

Cómo enseñar a hablar a un agapornis en 5 pasos

Para enseñar a un agapornis a hablar, debemos proceder de esta manera:

  • Escoge palabras sonoras, que tengan vocales y consonantes, a ser posible que sean de dos o tres sílabas, cuatro a lo sumo. Por ejemplo: «pollito».
  • Cuando te acerques a la jaula, mírale y dile siempre esa misma palabra. Esto debes hacerlo todos los días nada más ver a tu agapornis.
  • Pronuncia añadiendo una tonalidad claramente perceptible en la palabra que hayas elegido, un poco como si estuvieras cantando. No digas la palabra en tono monótono y plano, sino más bien cantarín. Es decir, por ejemplo dile: «bi-chiii-tooooo».
  • Repitele la palabra cada día, varias veces al día. Dedica al menos 10 minutos cada día a acercarte a la jaula y decirle «Bi-chi-tooo», nada más verle.
  • Se constante: Vale más la constancia, repetir la palabra cada día durante unos minutos, y no machacar a tu agapornis un día durante una hora y después olvidarte del entrenamiento durante una semana. Si quieres resultados, ¡practica a menudo!

Si sigues estos pasos para adiestrar a tu agapornis, seguro que lograrás tu objetivo. Mira en estos videos cómo es el resultado final, así hablan los inseparables (con una voz adorable, y un poco cómica).

Con estos 5 consejos ya puedes empezar a entrenar a tu agapornis. Además, ten en cuenta dos cosas que te serán muy útiles en el proceso:

  • No canses a tu agapornis: no te dediques a aburrir a tu pájaro repitiendole una palabra durante dos horas. Esto no tendrá mejores resultados, sino más bien al revés, puedes estresarle y hacerle aborrecer la palabra.
  • Dale una recompensa: en cuanto tu agapornis logre hablar, dale una recompensa, una pequeña cantidad de su comida favorita (puede ser un pedacito de nuez de Brasil, un poco de mijo en rama, o una semilla que tú sepas que le encanta). Esto puede ayudarte, sobre todo al principio del proceso.
cómo enseñar a hablar a un agapornis

Una vez hayas logrado que repita una palabra, felicítale, y unos días más tarde puedes comenzar a enseñarle una segunda palabra. Los agapornis pueden llegar a memorizar 4 ó 5 palabras o frases cortas sin problemas.

Si te encantan los agapornis puedes aprender toda la información sobre ellos (cómo debes cuidarlos, qué comen, cuántas variedades existen y mucho más), haciendo clic en nuestra ficha sobre los pájaros inseparables.

Qué agapornis son más fáciles de entrenar

Los agapornis que tienen más facilidad para hablar son:

  • Agapornis jóvenes: si comienzas a entrenar a tu inseparable, lo mejor es que sea joven y cuanto antes comiences, mejores resultados obtendrás. No es imposible que un agapornis adulto aprenda palabras, pero sí es más complicado, ya que los pájaros de más edad tienen sus propios hábitos, gustos, manías y miedos más arraigados. Por eso es más difícil hacerlos salir de su «zona de confort» y que hagan caso a un entrenamiento.
  • Papilleros: los llamados papilleros son las crías que se sacan del nido con un mes de vida y se terminan de alimentar a mano, con papilla especial. Esta forma de criar inseparables hace que los pollitos confíen en el ser humano, sean más dóciles y más tranquilos. Los agapornis papilleros tienden a desarrollar un fuerte vínculo con su dueño, y si les dedicamos tiempo cada día serán animales muy cercanos al humano, siempre pendientes de lo que haga o diga su dueño, y de lo que ocurra a su alrededor en casa.
  • Un agapornis sin pareja: cuando tienes un solo agapornis en casa desde joven, este tiende a pensar que su dueño es su pareja. Y si le dedicamos tiempo y cuidados cada día, podemos desarrollar un vínculo realmente cercano con nuestro pequeño agapornis. Cuando tenemos tan solo uno en la jaula, estará siempre atento a todo lo que hagamos nosotros. En cambio, cuando los agapornis viven en pareja, tienden a desarrollar una relación muy fuerte con su pareja (ave) y no están tan atentos al humano. Viven más «a su aire». Esto no es nada malo, simplemente que si tu objetivo es entrenar a tu agapornis, es más fácil lograrlo con un solo ejemplar. Esto no significa que estando en pareja no puedan aprender a hablar, simplemente que será más difícil que lo logren y puedes necesitar más paciencia y tiempo.