Saltar al contenido

Animales ovovivíparos

Una de las mayores curiosidades del reino animal la constituyen los ovovivíparos, veamos qué son exactamente, qué los hace tan únicos y qué animales pertenecen a esta categoría.

Que significa ovovivíparos

Se denominan animales ovovivíparos a aquellos cuyo embrión se desarrolla en un huevo, alojado en el interior del cuerpo de la madre, de forma que la eclosión se produce poco antes del nacimiento, o de manera casi simultanea. Tras producirse la fecundación de los huevos, normalmente dentro del cuerpo de la hembra, ésta los alberga en su abdomen durante todo el tiempo que tarda el embrión en desarrollarse. Cuando está listo, el huevo eclosiona dentro del cuerpo de la madre, y a continuación nace de ella. Si asistimos al parto de un ovovivíparo, vemos que la hembra da a luz a sus crías vivas.

Este tipo de reproducción guarda características propias de la reproducción vivípara, porque el animal nace ya vivo, pero también comparte rasgos con la reproducción ovípara, puesto que el el embrión en realidad se he desarrollado dentro de un huevo, y no directamente en el útero de la madre.

¿En qué se diferencian ovovivíparos y vivíparos? Los animales ovíparos también nacen de huevos, pero la diferencia es que la hembra previamente los deposita en el exterior, en el agua, en la tierra o en un nido. En el momento de la puesta, los huevos fertilizados de los ovíparos tienen en su interior embriones muy poco desarrollados, y necesitan un tiempo de incubación exterior, durante el cual el embrión se desarrolla, fuera del cuerpo de su madre. Tras un periodo que puede oscilar entre algunas horas y unos días, según la especie, los huevos que hayan estado en condiciones favorables de temperatura y humedad, eclosionan. Esta es la estrategia reproductiva más primitiva que tiene el reino animal.

Si pensamos en términos de evolución, vemos que los animales ovovivíparos tienen una estrategia evolutiva a medio camino entre los ovíparos y los vivíparos, constituyendo estos últimos la forma reproductiva más evolucionada del reino animal. Es decir que el ovoviviparismo es «el puente» entre un sistema reproductivo más primitivo, que es el oviparismo, y el sistema más avanzado, que es el viviparismo.

Características de los animales ovovivíparos

  • La fecundación de los huevos generalmente es interna (dentro del cuerpo de la madre)
  • El embrión se desarrolla dentro de un huevo
  • El huevo está inserto dentro del cuerpo de la madre mientras se desarrolla el embrión
  • Primero eclosionan el huevo, y después nacen vivos de su madre, aunque en algunos casos primero ocurre la puesta de los huevos e instantáneamente nacen las crías, perfectamente formadas.
  • Comparten rasgos con los ovíparos (desarrollarse como embrión dentro de un huevo) y con los vivíparos (nacer vivos del cuerpo de la madre).
  • En el momento del nacimiento, están bien desarrollados
  • Generalmente los animales ovovivíparos tienen menos crías que los ovíparos, esto se debe a que su porcentaje de supervivencia es mayor, puesto que han estado protegidos hasta el nacimiento dentro del cuerpo de su madre.
ovovivíparos
Salamandra y serpiente

¿Cuales son los animales ovovivíparos? Ejemplos de ovoviviparos

Entre los animales ovovivíparos encontramos varias especies de reptiles, como la serpiente anaconda, la boa constrictor, el lución o el triocero de Jackson, peces marinos como la manta raya, el tiburón blanco o la mielga, reptiles como la salamandra o el sapo de Surinam, y algunos insectos como la mosca tsé tsé o el escarabajo metálico.

  • Reptiles ovovivíparos: anaconda, boa constrictor, lución o lagarto sin patas y trioceros de Jackson, una especie de camaleón que tiene 3 pequeños cuernos.
  • Anfibios ovovivíparos: sapo de Surinam y algunas especies de salamandra.
  • Peces ovovivíparos: tiburón blanco, mielga, manta raya (raya gigante) y el caballito de mar.
  • Insectos ovovivíparos: la mosca tsé tsé, el escarabajo metálico y los pulgones en algunas partes de su ciclo reproductivo.

Conozcamos algunos detalles sobre estos curiosos animales.

1) Las serpientes ovovivíparas

No todas las serpientes son ovovivíparas, pero si algunos ejemplos, como la boa constrictor. Se trata de un reptil de gran tamaño, capaz de alcanzar los 4 metros de longitud en tu etapa adulta. Es nativa de las zonas boscosas de América, desde Argentina hasta la zona norte de México. Sus colores son parduzcos, marrones y rojos, con un bello diseño en su piel.

En este caso las hembras son de mayor tamaño que los machos, y una vez se aparean, la hembra alberga en su abdomen los huevos hasta el momento del nacimiento. La gestación dura unos 4 meses, durante los cuales la boa oscurece su color para tener más energía, absorbiendo más calor del sol. Las crías eclosionan dentro de la madre, y cuando ésta da a luz, nacen pequeñas serpientes perfectamente formadas.

2) El lución, un lagarto ovovivíparo

El lución o culebrilla de cristal es un  lagarto sin patas  que habita en zonas de Europa y Asia. Es de pequeño tamaño, y mide entre 30 y 40 centímetros. La gente puede confundirlo con una serpiente, pero en realidad es un lagarto que durante la evolución perdió sus patas, de las cuales solo hay pequeños restos óseos en su esqueleto. Al contrario que otros lagartos, no es amigo del sol, y prefiere la sombra y la noche para moverse. Es un gran aliado de los agricultores, ya que se alimenta de lombrices y limacos.

Se aparean en primavera y tras 3 a 5 meses de gestación, la hembra pone los huevos con las crías completamente desarrolladas en su interior. Inmediatamente tras la puesta, eclosionan las crías perfectamente desarrolladas.

3) El trioceros de Jackson

Es un camaleón ovovivíparo, que habita en Africa, en zonas frías y húmedas de Kenia y Tanzania. Tienen 3 cuernos en la cabeza, y de ahi su nombre, son de color verde brillante, con trazas de azul y amarillo. Algunas personas tienen trioceros como mascotas, aunque necesitan condiciones muy específicas de humedad y temperatura, para que no se enfermen.

Tras el apareamiento, la gestación es larga, y la hembra puede llevar los huevos en su cuerpo durante 5 ó 6 meses. En el momento del nacimiento, la madre pare entre 8 y 25 crías.

4) El sapo de Surinam

También llamado «rana de celdillas» es un anfibio de unos 15 centímetros, que habita en pantanos y charcas de las regiones tropicales de Sudamérica. Su color es gris verdoso, más pálido en su vientre.

Su reproducción es muy particular. La fecundación es externa, y tiene lugar en el agua, pero cuando los huevos ya están fertilizados, la hembra los encierra en su cuerpo de nuevo, en unas celdillas especiales que tiene en su espalda, (de ahí su nombre). Se trata de agujeros en la piel de la madre sapo, que albergarán los huevos mientras los embriones van creciendo durante 12 semanas. En lugar de eclosionar como renacuajos, el sapo de Surinam eclosiona ya con forma de pequeño adulto, surgiendo de la espalda de su madre. Es decir, que el desarrollo larvario y la metamorfosis ocurren dentro del huevo, inserto en la piel de la hembra. Es una escena bastante impactante, que puedes ver a continuación en este video.

Rana de celdillas «dando a luz» a sus crías:

5) La salamandra un ovíparo especial

La salamandra es un pequeño animal anfibio, color negro con manchas amarillas que ha desarrollado dos estrategias reproductivas diferentes. La primera consiste en aparearse, guardar los huevos en el cuerpo de la hembra, y después hacer la puesta. Nada más poner los huevos en el agua, nacen las larvas que son carnívoras. Pasan cuatro meses alimentándose y después hacen su metamorfosis, igual que otros anfibios como las ranas. Tan solo pasados de 2 a 4 años, las salamandras tendrán su forma adulta definitiva y habrán alcanzado la madurez sexual.

La reproducción de la salamandra tiene una segunda variante. Algunas especies, como las que viven en Cantabria y los Pirineos (España), se aparean y llevan sus huevos dentro del cuerpo de la hembra durante más tiempo. En el momento del parto, nacen pequeñas salamandras ya metamorfoseadas, y no larvas acuáticas. Esta estrategia reproductiva se cree que surgió en zonas específicas donde era difícil para las salamandras encontrar charcas de agua adecuadas para sus renacuajos.

6) Tiburones ovovivíparos como el tiburón blanco

El tiburón blanco es enorme, mide entre 5 y 7,5 metros, y tiene una formidable boca en forma de arco. Viven en las aguas templadas de casi todos los océanos. Son carnívoros, y se alimentan de atún rojo, tortugas marinas y mamíferos marinos como la foca monje, que cazan tendiendoles emboscadas. No puede permanecer quieto, sino que debe nadar constantemente para poder respirar.

La reproducción del tiburón blanco es ovovivípara. La hembra alberga en su útero entre 4 y 10 huevos, que eclosionan en su interior y permanecen allí un tiempo. Se cree que las crías de tiburón más fuertes se comen a las más débiles y a los huevos que no hayan eclosionado. Esto se denomina «canibalismo intrauterino». Al final logran nacer 3 ó 4 crías perfectamente formadas, de unos 12 centímetros de largo, con pequeños dientes afilados como sierras. Nada más nacer se alejan de su madre, y comienzan su camino independiente, que llevarán en solitario durante toda su vida. 

7) La manta raya

La raya es una manta de tamaño gigante, que vive en aguas templadas de todo el mundo, y se caracteriza por no tener aguijón venenoso en la cola. La manta raya come plancton, peces pequeños y calamares.

Durante el cortejo, varios machos se acercan a la hembra, y el ganador a veces mata a los otros. La fecundación de los huevos es interna, empleando para ello el macho un órgano transmisor de esperma. La manta raya es ovovivípara, y los huevos fertilizados permanecen dentro de la hembra por un largo periodo, entre 9 y 12 meses. Tras este tiempo, paren tan solo una o dos crías, que miden entorno a 1,2 metros de longitud.

8) El caballito de mar un animal ovovivíparo especial

El caballito de mar o hipocampo, es una especie de pez con una reproducción peculiar. La hembra suelta los huevos sin fertilizar en el agua, y el macho los recoge y los guarda en una bolsa especial que tiene en su abdomen, similar a la de los marsupiales. En ese mismo momento los fertiliza, en un proceso que dura pocos segundos.

Una vez tiene todos los huevos fertilizados, el macho los guarda y protege en su interior, hasta que los huevos están maduros y nacen los pequeños caballitos. Hemos dicho que normalmente los ovovivíparos ponen pocos huevos, pero el hipocampo es una excepción, puesto que el macho puede dar a luz hasta 2.000 pequeñas crías. Durante los días siguientes, el macho los sigue cuidando, y los pequeños caballitos entran y salen de su bolsa a voluntad, cada vez que sienten que hay peligro.

Mira aqui el parto de un caballito de mar (macho dando a luz):

9) La mosca tsetsé ejemplo de insecto ovovivíparo

La mosca tse tsé o mosca africana del sueño es un insecto vivíparo. Al contrario de las moscas comunes, que depositan hasta dos mil huevos, en tandas de 100 a 150 huevos, la tsé tsé tiene muy pocas crías. Las larvas de mosca tsé tsé nacen vivas de la madre, que tan solo pare entre 8 y 10 ejemplares en toda su vida.

Esta mosca se reproduce mediante huevos, pero estos no maduran en el exterior, sino dentro del oviducto de la mosca madre. Así que estrictamente hablando, la mosca tse tsé es un insecto ovovivíparo. Los huevos eclosionan dentro del cuerpo de la hembra, y durante los primeros días, las larvas permanecen allí, siendo alimentadas por una substancia similar a la leche, rica en lípidos. Como cada hembra de esta mosca produce tan pocos huevos en su vida, se invierte una gran cantidad de energía y esfuerzo en esta gestación especia, para asegurarse que las larvas tengan éxito y puedan llegar a la edad adulta.

ejemplos de insectos vivíparos

Una vez llegan a adultos, son insectos parásitos que se alimentan únicamente de la sangre de animales vertebrados, incluyendo al hombre. Esta mosca es vector de enfermedades, como por ejemplo la tripanosomiasis africana, o enfermedad del sueño. Esta enfermedad causa dolores de cabeza, dolor en las articulaciones, trastornos del sueño, confusión y alteraciones motoras, y sin tratamiento, puede causar la muerte. Se estima que unos 70 millones de personas, especialmente en África, están en riesgo de contraer esta enfermedad, transmitida por la picadura de la mosca tsé tsé.

10) Los pulgones son ovovivíparos, pero no siempre. 

Otros grupo de insectos vivíparos son los pulgones o áfidos, que afectan comunmente a la alcachofa, el guisante y otros cultivos. Los pulgones, no son una sola especie, sino que conforman un grupo de insectos con numerosas sub variedades. Los pulgones pertenecen al órden hemiptera, suborden homoptera, en el que también se incluyen las cochinillas y las moscas blancas.

En cuanto a su reproducción, los pulgones pueden ser ovíparos, vivíparos y ovovivíparos, en distintas fases de su ciclo reproductivo. Por ejemplo, al inicio el ciclo, la hembra es vivípara, y se reproducen por partogénesis. Esto significa dar a luz individuos hembra exactamente iguales a la madre (clones). De esta manera un pulgón hembra puede dar a luz a centenares de hijas en una sola temporada, llegando a proyectarse mediante generaciones telescópicas, es decir, parir una hija que ya está embarazada, y todo esto mediante reproducción asexual, es decir, sin la presencia de ningún macho.

Al final de la temporada, los pulgones hembra varían su estrategia reproductiva, y paren por fin tanto hembras como machos, eso sí, también mediante reproducción asexual.

Pero esta última tanda de crías si se reproduce sexualmente, y pone huevos, a la manera tradicional de los insectos. Dichos huevos permanecerán en estado latente todo el invierno, hasta que al llegar la primavera eclosionan, para dar paso a la siguiente generación de «pulgonas», ya que todas serán hembra.